La felicidad


1507677_502475056528873_114612823_n

Hay que tener en cuenta que tener a nuestro lado a las personas que nos hacen sentir bien, que nos ayudan cuando lo necesitamos o con las que compartimos grandes momentos, no es sinónimo de que  “siempre” estarán ahí, porque, por diversos motivos, puede haber un distanciamiento y dicha relación acaba no siendo tan directa y cercana. De aquí que debiéramos que valorar, en cada momento, a nuestros amigos, familiares y conocidos que están en algún momento de nuestras vidas y que llegan a ser importantes por una razón u otra.

Por todo ello, el “ser feliz” no es tan difícil como parece, es cuestión de actitud y de saber valorar lo que tenemos (personas y cosas) que son lo que nos hacen sentirnos bien, contentos y alegres. 

camino a la felicidad

Sin embargo, todo el mundo tiene como objetivo principal “ser feliz” pero sin darse cuenta de que, a lo largo de su vida, ha vivido momentos de felicidad, por lo que ha sido feliz y hace que esa búsqueda ya haya sido realizada y con su consecuente resultado, pudiendo centrar su atención en las cosas realmente importantes.

La Felicidad según la RAE es:

  • El estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien o del que disfruta de lo que desea. Lo que supone satisfacción, alegría y/o estar contento/a.

De la definición se desprende 3 cosas importantes a tener en cuenta:

1. La felicidad es un “estado de ánimo“, es decir, es algo sobre lo que tenemos control nosotros mismos y que, por tanto, no depende, directamente, de otras personas o cosas, quienes si pueden influir en él.

Por ello, tenemos que tener presentes que ser feliz no lo podemos “achacar” a tener al lado a alguien o tener algo que nos guste. Simplemente disfruta(r)ndo de lo que tenemos (persona o cosa) sin buscar algo más es lo que nos tiene que hacer feliz.

2. La felicidad supone tener cierta satisfacción por la “posesión de un bien”.                              

Si es cierto que, cuando compramos algo o nos toca cualquier cosa en una subasta, tómbola o sorteo nos ponemos contentos de haberlo comprado o conseguido.                         Sin embargo, esta “felicidad” no es duradera ni se llega a recordar en el futuro porque no es más que un sentimiento que aflora en el momento (de compra u obtención del bien) y que desaparece en cuanto sea satisfecho dicho deseo.                                                                          

De aquí abría que quedarse con que un bien no nos da la felicidad, sino que un bien proporciona una felicidad pasajera la cual desaparece al satisfacerse el deseo de su obtención.

3. La felicidad es el estado de ánimo “del que disfruta de lo que desea”.                                    

Aquí está la clave de la felicidad, es decir, que lo importante es disfrutar de lo que se tiene y/o desea, puesto que si tenemos cosas que compramos porque lo hemos deseado y después no las disfrutamos, no vamos a tener ese estado anímico de alegría y satisfacción que nos permita sentirnos bien con nosotros y con los demás.                                                          

Así mismo, debemos saber valorar lo que tenemos en la actualidad para disfrutar de ello y, así, sentir satisfacción y alegría por poseerlo.

felicidad

Por ello, voy a “deletrear” la palabra Felicidad dándole distintos significados a cada una de las letras que la componen, tal y como yo la entiendo:

felicidad

Fuerza: implica llevar a cabo el esfuerzo adecuado a la hora de conseguir una meta para que ésta nos proporcione la satisfacción de haber alcanzado un objetivo.

Esperanza: supone tener la “seguridad” y “confianza” de que las cosas van a salir bien y que los problemas poco a poco se irán solucionando.  Por lo que, el optimismo es lo que impera en la solución de los obstáculos y nos lleva a sentirnos feliz por pensar que lo imposible es posible. 

Logro: hecho de conseguir algo que deseamos y por lo que al final sentiremos alegríasatisfacción de ver como nuestro esfuerzo ha merecido la pena.

Ilusión: tenencia de ánimo y fe a la hora de llevar a cabo algún proyecto con el consiguiente placer de querer algo y pensar que puede ser obtenido, algo que también nos puede proporcionar felicidad de tan sólo pensar que será posible de alcanzar. 

Capacidad: conlleva tener la aptitud y valentía hacia las cosas, viendo lo que realmente es importante para nosotros y dejando a un lado lo que es negativo y sólo nos puede perjudicar.

Inteligencia: ser inteligente también nos lleva a ser “felices” y no inteligencia en cuento a conocimiento, sino, más bien, en relación a tener una mentepensamiento positivo hacia las cosas, sabiendo aprovechar cada minuto de nuestras vidas en lo importante sin perder el tiempo en lo que no nos va a beneficiar.

Diversión: es otra de las cosas que nos hacen ser felices, ya que el hecho de pasarlo bien siempre lo recordaremos y nos agrada la sensación de que no existen los problemas. Por eso, divertirse de vez en cuando (más que menos) es tan bueno como ser responsables con nuestras tareas diarias. Sólo es cuestión de saber administrarse y gestionar adecuadamente el tiempo. 

Alegría: este es otro estado anímico que nos permite llegar a la felicidad o, incluso, el sentirla. Es algo en lo que tenemos que hacer hincapié.  ¿Y cómo? pues muy fácil, sonriendo siempre que podamos y mostrando entusiasmo por cada cosa que hacemos y a lo que no le damos valor por ser algo rutinario pero que, en realidad, es importante porque son cosas que podemos hacer y que, otras personas por diversas causas, no tienen esa suerte de llevar a cabo dichas tareas rutinarias. 

Deseo: es la intención de querer algo y de poseerlo. Si no tenemos deseo no podemos ser felices, siendo un aspecto tan importante como el de tener a alguien al lado. Es decir, que si tenemos algo o a alguien pero no deseamos tenerlo o estar con esa persona (para cualquier tipo de relación) no vamos a saber valorar lo que tenemos a nuestro lado. 

Cómo se ve, la felicidad es algo a lo que podemos llegar y que, de hecho, en muchas ocasiones llegamos. Pero tenemos que ser conscientes de ello y saber valorar lo que tenemos, prestándole más atención a lo que se tiene que a lo que en un futuro podamos tener.

Y aquí una frase que, quienes hayan visto “Harry Potter” han podido oír en la película a través de Albus Dumbledore: “La felicidad se puede hallar hasta en los más oscuros momentos, si somos capaces de usar bien la luz.” es decir, debemos saber focalizar nuestra atención en lo que realmente es importante para nosotros, en lo que está bien dentro del problema y usar nuestras habilidades y capacidades para hacer frente a dicha situación adversa. 😉

Pensar en el presente y no en el futuro no es tan malo, sólo es cuestión de aprovechar lo que se tiene y lo que venga, bienvenido sea. 🙂

¡A ser feliz! ¡Ah! y es mejor la calidad que la cantidad para ser feliz.

2 comentarios en “La felicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s