Los miedos


Siempre tendemos a dejar de hacer algo que hemos comenzado o ni siquiera lo intentamos, no por, no desear hacerlo, sino por tener miedo a que algo salga mal y no conseguir ese resultado que tanto ansiamos y sufrir los malos tragos que un error o no aceptación nos puede conllevar tal decisión.

BiYijqkIgAARmGr

A pesar de ello no nos damos cuenta que lo que hacemos es anticiparnos a algo que es incierto, como ocurre con el futuro, cosa que no podemos predecir.

Por ello, deberíamos tener muy presente la siguiente reflexión:

1239425_530383097071402_838050386_n

Puede parecer una reflexión ligada a las relaciones pero puede aplicarse para cualquier situación 🙂

Todo es posible si creemos en nosotros mismos y convivimos con el miedo sin verlo como una amenaza, sino como algo pasajero que se nos pasa por la cabeza y que inciden en nuestros pensamientos de manera negativa pero que podemos actuar sobre ellos para que no nos influya en nuestras vidas y decisiones. 

Todo lo que tenga que ser, será nos pongamos o nos quitemos del camino en cuanto a una decisión tomada, es decir, que el destino es el que es aunque pensemos lo contrario de una situación, por lo que, ¿porqué no arriesgarse en algo que deseamos?

El tomar una decisión que, incluso puede incidir en la opinión de otra persona, no nos debe echar para atrás y dejarla de tomar, es decir, que no sabemos lo que la otra persona puede pensar y tenemos que dejar a un lado ese miedo a creer justo la parte negativa de la decisión a tomar por ella y , por tanto, deberíamos pensar que puede ser agradable para nosotros su opinión. Es algo que puede suceder a la hora de conocer a una persona sea para la relación que sea o cuando queremos pedir algo y tenemos el temor de que nos diga que no. El NO ya lo tenemos pero y ¿si dice que SI? En este caso estaríamos perdiendo una gran oportunidad y encima por culpa de no intentarlo.

BiR63i8IEAAow_M

Ser arriesgados no es sinónimo de ser imprudente sino de que, a pesar del miedo, somos capaces de afrontar una decisión, tomarla y responsabilizarnos de sus consecuencias

2014-01-13 19.51.04

Es genial la frase anterior por la reflexión a la que nos lleva:                                                                                                                      “Todo lo que deseas está al otro lado del miedo”                                    

Sí es así, ¿por qué dejamos que el miedo nos domine y nos impida alcanzar lo que deseamos?                                                                                                                                                                              

Si al otro lado del miedo está lo que deseamos tener o alcanzar tenemos que tener claro cuál es el límite, el miedo y que, dicho límite lo imponemos nosotros, no nos viene dado.  A lo que quiero llegar es que a veces nos empeñamos en ver que las cosas no son posibles sin pararnos a pensar, ¿porqué pienso yo esto, que tal situación futura es imposible, si ni siquiera lo he intentado o probado?

Sólo de lo que ya hemos vivido tenemos la seguridad de lo sucedido pero de lo que aún está por pasar, para nada tenemos el resultado, el cual, aunque sea tan incierto, en la mayoría de los casos, merece la pena atreverse a ver qué ocurre, porque al final siempre nos quedará la duda de ¿qué hubiera pasado si se hubiera tomado la decisión de arriesgarse y aventurarse en la decisión que tanto “miedo” nos da?.

Parece fácil decirlo pero difícil de llevar a cabo, ¿verdad? pues si queremos que la práctica sea tan fácil como la teoría debemos de dejar de poner trabas a la hora de intentar hacer algo y “frenarnos en seco” por miedo al fracaso.

Poco a poco tenderemos a valentonarnos y afrontar decisiones difíciles que, de seguro, pueden acabar en buenos resultados, y, si no es así, al menos tendremos la seguridad, en este caso, de que no es posible conseguir o alcanzar algo de esa manera, pero que podemos intentar otras tantas cosas para conseguir dicho resultado.

Además, si nos arriesgamos y no sale bien ya podremos seguir adelante y buscar otras alternativas u objetivos distintos.

Así mismo, debemos tener presente todo lo que se ha vivido y conseguido, como un punto de referencia y un ejemplo para la actualidad, y darnos cuenta que todo lo que hagamos en el futuro no será más que un beneficio para nosotros ya que sabremos de seguro hasta lo que podemos llegar a hacer o a alcanzar en una situación u otra.

Y así, dejar de darle vueltas a la cabeza sobre la incertidumbre que comporta el no saber algo, cosa que de seguro que a todos nos ha pasado y se pasa bastante mal.

Tenemos que convivir con la incertidumbre y el riesgo que ello comporta, pero no debemos olvidar que el mayor miedo que debería de darnos algo es el no intentar o dejar de hacer algo para alcanzar lo que deseamos.

Si creemos de antemano que algo va a salir mal, directamente ni lo intentamos, pero             ¿por qué va a salir mal o porque dejamos actuar a nuestros pensamientos en vez de dejar actuar a nuestra fuerza, coraje y nuestra capacidad para conseguir una meta deseada?       Siempre nos vemos en una encrucijada a la hora de decidir, porque, en todos los casos, tenemos 2 opciones, “Sí o No”/”Ir a delante o quedarse atrás”.

La mejor opción, SIEMPRE, será IR ADELANTE y decir SÍ, porque podemos equivocarnos pero no deberíamos de dejarlo de intentar por ese temor a errar en nuestra consecución.

Por mucho que pospongamos una decisión, si realmente queremos conseguir algo, lo mejor es hacerlo cuanto antes y quitarnos de en medio esa presión de “será posible o no será posible” y, por tanto, la incertidumbre aparejada a la misma.                                                   

La solución siempre es la misma, intentar hacerlo a pesar de ese miedo que, en verdad está en nuestra cabeza, no en nuestros actos que son los que nos definen. 

Si queremos conseguir un deseo o meta, ¡a por ello! y me refiero para cualquier tipo de situación o incluso en las relaciones. Siempre podrá suceder lo que no queremos, ¡claro que sí! pero he aquí la decisión a tomar por todos, sabiendo que se pueden dar las 2 opciones siguientes:

  1. He tomado una decisión y por suerte o, mejor dicho, por mi fuerza, mis capacidades y habilidades he conseguido lo que deseaba, ahora a fijarme otro objetivo.                   O, ¡bien! la relación ha salido genial una vez que me he atrevido a expresar mis sentimientos.
  2. La decisión tomada sólo me ha llevado a un error y no he conseguido aquello por lo que la había tomado. Respuesta: al menos el haberlo intentado me ha hecho ver lo que puedo o no hacer y puede, incluso que haya otras vías para conseguirlo, pero con lo que me quedo es con que he conseguido otros objetivos intermedios que no me había planteado.                                                                                                                                   O, ¡qué mala suerte! no me ha servido expresar mis sentimientos porque no he sido correspondido/a. No podré estar con esa persona o formar parte de su vida pero, al menos ahora, sé que debo de dejar de intentarlo y pasar a otra cosa sin obsesionarme con él/ella.

Cómo veis, hasta una decisión mal tomada trae beneficios si se ve con una visión positiva,  y claro, esto es algo opcional, porque cada situación es distinta para cada uno de nosotros y, a veces, resulta mucho más difícil de hacer que de pensar.

Si vemos el miedo como el siguiente fantasmita, hasta nos daría gracia, pues eso es lo que tendríamos que hacer en todas las situaciones, verlo, como lo que es, una imaginación (fantasmita) nuestra sobre lo que puede pasar en el futuro, no lo que pasará.

dibujo

Espero haber sido de ayuda a la hora de que os arriesguéis a conseguir algo y de saber que nuestra fuerza interior puede más que el miedo que nos da el afrontar una situación y recordar:

“Todo lo que deseas está al otro lado del miedo 

“El mayor miedo que debería de darnos algo, es el no intentar o dejar de hacer algo para alcanzar lo que deseamos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s